10:12    |    
Agradezco la generosidad de la flamante organización Estudiantes por la Libertad. Este reconocimiento significa un doble honor. El premio lleva el nombre de mi mentor, amigo y fundador de la UFM, Manuel F. Ayau, “Muso”. Un grupo de jóvenes entusiastas y amantes de la libertad son los responsables de la idea y del proyecto. Para mí,  el reconocimiento conlleva un honor al cuadrado. Pero la verdad es que debe extenderse también a todo el equipo de amigos y colaboradores que me han acompañado en los años que le llevo dedicando al CEES y a la UFM. 
11:39    |    
A todos ellos, mi gratitud, respeto y admiración. No hay como trabajar por una causa común con un grupo de amigos, en los que uno confía y por los que siente  admiración y respeto. ¡Qué suerte la mía! Muso dedicó buena parte de su vida a la enseñanza y divulgación de un principio de la economía verdadero, pero contrario a la intuición. Desarrolló tal destreza explicando este principio, dentro y fuera de la clase, que se constituyó en el maestro de maestros de la ley de asociación de David Ricardo. 
13:41    |    
Dada su mentalidad de ingeniero, la primera vez que Muso se encontró con esta ley no se la creía. ¿Cómo es eso de que 1 + 1 suma más de 2? Tras múltiples ejercicios, Muso se convenció de que la ley era verdadera y de que tenía una gran importancia. En su último libro publicado en vida, Un juego que no suma cero, refinó la presentación didáctica de dicha ley, que, siguiendo a Pascal Salin, Muso prefería llamar teoría general del intercambio. En este libro enfatiza la importancia del intercambio, como ejercicio primordial de los derechos de propiedad. 
14:54    |    
Sin derechos de propiedad, no hay intercambio ni es posible el cálculo económico. Donde los derechos de propiedad son limitados coercitivamente, el orden natural del mercado se altera en perjuicio de todos los participantes en el mismo.   Muso nos ofrece así una explicación de estos temas, con una lógica implacable. Su esperanza era que, cuantas más personas comprendieran este fenómeno, más amigos ganaría el  libre mercado. Esta enseñanza de Muso es muy atinada, y debemos mantenerla clara y presente todos los que amamos la libertad.
16:02    |    
La civilización moderna –o Gran Sociedad, como la llamaba Hayek– depende en buena medida del respeto de los derechos individuales. El derecho de propiedad se encuentra en el centro de acción de todos los derechos. Sin el derecho de propiedad, o estando ausentes  los derechos a la vida y a la libertad, la Gran Sociedad se desmorona. Ludwig von Mises decía que el mercado –sustento de la Gran Sociedad– se resume en dos palabras: propiedad privada. La propiedad privada habilita el intercambio y el intercambio potencializa la especialización. 
17:10    |    
Los intercambios de derechos de propiedad componen el maravilloso sistema de precios, que coordina, de manera espontánea y eficiente, la actividad económica de millones de personas. ¿Cuál es la base moral de la propiedad privada? La respuesta a esta pregunta –que no pretendo responder esta noche– es la defensa moral de la libre empresa. Pero vale agregar que la defensa moral de la propiedad privada depende de la legitimidad de los intercambios de derechos de propiedad. 
18:32    |    
Las personas tienen el derecho de utilizar su legítima propiedad como les plazca, siempre y cuando no violen los derechos individuales de terceros. El derecho de propiedad es indispensable en una sociedad de personas libres y responsables. La propiedad privada fundamenta la justicia. Donde no hay propiedad, no hay justicia, nos dice David Hume.  El derecho de propiedad privada difunde el poder en la sociedad. Los derechos de propiedad nos brindan una defensa, una especie de santuario, en contra de la coerción discriminatoria. 
19:49    |    
Siendo así las cosas, a quienes defendemos el libre mercado nos corresponde profundizar en el concepto de los derechos de propiedad. Los derechos de propiedad deben pasar el test de las tres Ds. Es decir: los derechos como tales deben ser definibles, defendibles y divisibles. Este test es aplicable a cualquier tipo de propiedad, incluyendo aquellas que sean intangibles. La propiedad de un recurso invisible como el espectro radioeléctrico debe cumplir con el test. 
20:51    |    
En Guatemala, por ejemplo, los Títulos de Usufructo de Frecuencias (TUFs) definen la propiedad en cinco dimensiones: banda de frecuencias, horario de operación, cobertura geográfica, potencia máxima efectiva de radiación y máxima intensidad de campo eléctrico. Los TUFs se pueden dividir a criterio del usuario y están amparados en la figura del usufructo. Los TUFs son, pues, definibles, defendibles y divisibles. Esto demuestra que es posible establecer derechos de propiedad sobre recursos que no se pueden ver ni tocar con las manos.
22:07    |    
La propuesta original de los TUFs definía el derecho de propiedad del espectro radioeléctrico como un derecho a la no interferencia. Pero no fue así como se plasmó la definición. La Ley de Telecomunicaciones de Guatemala define los TUFs como un derecho de exclusividad de uso del espectro. Esto constituye, en mi opinión, un error. Los derechos de propiedad son (deben ser) derechos de no interferencia. Esta diferencia es crítica, por varias razones. Por falta de espacio y de tiempo tan solo voy a tomar en consideración dos de ellas.
23:27    |    
En primer lugar, el derecho de exclusividad abre las puertas al establecimiento de monopolios legales, en el caso de los recursos intangibles. Los llamados derechos de propiedad intelectual –las patentes, por ejemplo– constituyen monopolios legales, y acarrean los costos y vicios de los monopolios. En segundo lugar, los derechos de propiedad evolucionan –deben evolucionar– conforme se van desarrollando nuevas tecnologías. Los TUFs no tienen sentido en un mundo sin telecomunicaciones. 
24:33    |    
Lo mismo ocurre en otros campos, sujetos a derechos de propiedad. Los derechos de exclusividad pueden limitar la explotación de tecnologías innovadoras. En el campo de las telecomunicaciones se han desarrollado tecnologías que permiten la transmisión simultánea de señales en una misma banda de frecuencias, sin que se causen interferencias. Esto quiere decir que una misma banda permite usos simultáneos, con lo cual se aprovecha mejor el espectro radioeléctrico.
25:35    |    
[George Gilder es, a la vez que un gran sociólogo, un reconocido experto en las tecnologías digitales. A principios de los noventa, criticó la idea de derechos de propiedad de frecuencias de radio. Durante su reciente visita a la UFM, para recibir su doctorado honoris causa,  le dije que yo compartía muchas de sus ideas sobre economía y tecnología, pero no todas. Entre ellas destaqué su postura sobre que los derechos de propiedad son inapropiados en el uso del espectro radioeléctrico. 
26:38    |    
Le dije que el problema surge cuando se piensa que los derechos de propiedad son considerados derechos de exclusividad. Cuando le expliqué la idea de derechos de propiedad del espectro radioeléctrico como derechos de no interferencia, cambió de opinión en un dos por tres.] Así pues, los derechos de propiedad, además de cumplir con el test de las tres Ds –definibles, defendibles y divisibles–, deben ser derechos de no interferencia. Tomen nota de que en ningún momento he mencionado al Estado. 
27:49    |    
Al contrario de lo que pregona el economista Hernando de Soto, los derechos de propiedad no exigen amparo ni registro estatal. Los derechos de propiedad anteceden por milenios al Estado. Son el resultado evolutivo de incontables acuerdos –y desacuerdos– intersubjetivos en la sociedad humana. No han requerido –ni requieren– el comando centralizado de nadie. Nick Szabo –un extraordinario y original pensador contemporáneo– afirma que “la propiedad personal no depende ni debería depender de la confianza en un tercero”. Así es.
29:05    |    
La propiedad debe depender de la confianza mutua entre las partes, y no de la buena fe de un tercero, que de Soto confiere al Estado. ¿Quiénes de ustedes, que han visitado los barrios informales de Guatemala o las favelas de Brasil, se anima a sostener que en estos lugares no existen derechos de propiedad con las tres Ds? La naturaleza evolutiva de los derechos de propiedad y las nuevas tecnologías despiertan en mí un optimismo razonable respecto al futuro de la libertad.  
30:02    |    
Los avances de la criptografía -el arte de crear laberintos codificados- durante los últimos veinte años abren un nuevo mundo de posibilidades para la evolución de los derechos de propiedad. Una persona o un grupo de personas publicaron en el 2008 un ensayo fundamental con el seudónimo Satoshi Nakamoto. El título del ensayo que capitaliza los avances criptográficos se titula “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”. Sea quien fuere Satoshi Nakamoto, en mi opinión se merece el Premio Nobel. Bitcoin es mucho más que una criptomoneda. 
31:10    |    
Su éxito definitivo aún está por verse. Pero lo que sí ha llegado para quedarse es la tecnología de Bitcoin, esto es, la criptografía, el block chain -una base de datos transaccional- y las redes distribuidas peer-to-peer. La plataforma de Bitcoin permite contratos inteligentes – “smart contracts”– un término acuñado por Nick Szabo, que lleva explorando estas ideas desde los años noventa. Por cierto, Nick Szabo propuso la idea de lo que él llama “Bit gold” mucho antes de la aparición de Bitcoin. 
32:16    |    
De hecho, Nick Szabo anticipó muchos de los conceptos que están detrás del Bitcoin. Pues estos contratos habilitan en la web lo que algunos llaman “Lex criptographica”, en alusión a la Lex mercatoria, aquel sistema jurídico utilizado libre y voluntariamente por los comerciantes en la Europa medieval. La criptografía moderna –que no es nada más que matemáticas aplicadas y códigos de programación–, permite la “invisibilidad” o anonimato en los intercambios de derechos de propiedad. La invisibilidad potencializa el derecho de no interferencia. 
33:22    |    
Lo que no se puede “ver” no se puede “intervenir”. Esto limita severamente la capacidad de intervención del Estado en los intercambios de derechos de propiedad que utilicen una plataforma descentralizada como la de Bitcoin. La tecnología de las criptomonedas y la Lex criptographica son incipientes y por lo mismo están sujetas al proceso de ensayo y error. Falta mucho trecho por recorrer y seguramente estos avances sufrirán reveses y afrentas  de los gobiernos. Pero soy optimista. 
34:24    |    
Concluyo citando al inversionista Marc Andreessen, creador del primer navegador de internet: “Si usted está en un mundo en el que confía en los números, las matemáticas y el código, no importa [la autoridad]. No hay apelación a la autoridad. Usted evalúa sobre la base de los cálculos. Es solo matemáticas y es completamente abierto”. Jorge Luis Borges, en su cuento El jardín de senderos que se bifurcan, nos habla de “Un laberinto de símbolos. Un invisible laberinto de tiempo”. Reto a los jóvenes a que construyan un laberinto invisible, un laberinto de libertad.



Share

Video:

Embed:

Premio Manuel F. Ayau. Una vida por la libertad 2014: entrega a Giancarlo Ibárgüen

11 de octubre de 2014   | Vistas: 2 |  

Estudiantes por la Libertad, con motivo de celebrar la Ruta de la Libertad 2014, realiza la segunda entrega anual del Premio Manuel F. Ayau a Giancarlo Ibárgüen por su trayectoria académica, docente y aportes al movimiento liberal en Latinoamérica. Asdrúbal Vargas, comparte la historia de la organización estudiantil mencionada, habla de sus fundamentos y objetivos, así como motivaciones para otorgar dicho del premio; Olga García de Ayau, hace entrega del reconocimiento y comparte anécdotas con la audiencia. Por su parte, Giancarlo Ibárgüen agradece a amigos, colegas y organizaciones; explica la importancia del respeto a la propiedad privada, el derecho a la libertad, la base moral de la libre empresa y el impacto de la tecnología en el progreso de las sociedades. También, cita ideas de David Ricardo, Friedrich A. Hayek, Marc Andreessen, Pascal Salac y otros.




IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín

Suscríbete