¿Qué sabes de la ciudad maya sumergida en el lago de Atitlán? | UFM Talks

Soledad Montalvo  | 06 de septiembre de 2021  | Vistas: 277

La Atlantis Maya fue descubierta en el Lago de Atitlán, ubicado en el departamento de Sololá. Es el cuerpo de agua más grande de Guatemala y el lago más profundo de Centroamérica. En esta UFM Talk organizada por la Escuela de Posgrados de la Universidad Francisco Marroquín, te contamos la historia de Samabaj, un sitio arqueológico sumergido bajo el agua.

La arqueóloga, Sonia Medrano, comentó que los primeros restos arqueológicos que han encontrado se remontan al preclásico temprano, más o menos mil años antes de Cristo. Las construcciones descubiertas en cambio pertenecen al preclásico tardío, entre doscientos y trescientos años antes de Cristo, periodo en el que Samabaj quedó sumergido.

No hemos podido identificar las actividades que se realizaban en cada uno de los basamentos porque al estar sumergidos es muy difícil realizar investigaciones”. — Sonia Medrano

Samabaj tenía una extensión de 350 por 400 metros. Antes de quedar sumergida bajo el agua, la isla quedaba a 400 metros de distancia de la orilla del lago de Atitlán. Era un sitio ceremonial, con un contexto residencial. En las investigaciones se han encontrado 28 monumentos, columnas de basalto, formaciones rocosas y fragmentos de vasijas pertenecientes al final del preclásico tardío.

Yo creo que las personas tuvieron tiempo de salir y dejar la isla”. — Sonia Medrano

A finales del siglo 20, Roberto Samayoa descubrió este sitio y lo denominó Samabaj, combinando parte de su apellido con la palabra kaqchikel abaj que significa piedra.

Aprende más sobre Atlantis maya en newmedia.ufm.edu


Conferencistas

Sonia Medrano es directora del Proyecto Arqueológico Subacuático Lago de Atitlán.…

Coordinadora de proyectos de la Escuela de Posgrados UFM


Curador, Museo Popol Vuh UFM

IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín