Las Protagonistas de la Historia: Hedy Lamarr

Eugenia Aldana  | 24 de octubre de 2019  | Vistas: 17

Ciencia Cine Educación Historia

Juan Luis Herrera presenta la interesante vida de Hedy Lamarr, actriz de cine de gran belleza física quien además de la exitosa carrera que hizo en Hollywood, con su gran capacidad matemática y generalidad hizo aportes a la aeronáutica, y en los inicios de la Segunda Guerra Mundial desarrolló con George Antheil, un sistema de frecuencia única, que hoy ha sido incorporado a las tecnologías Bluetooth y Wi-Fi.

Hedy Lamarr, es el nombre que toma Hedwig Eva Maria Kiesler cuando se trasladó a EE.UU. donde radicó finalmente después de huir de un esposo muy rico y tirano. En esa escapada, para su fortuna conoce a Louis B. Mayer, presidente de la Metro-Goldwyn-Mayer quien la convierte en actriz de Hollywood donde hizo varias películas, entre estas Sansón y Dalila una de las más conocidas.

Su belleza física eclipsó a Hollywood y es conocida en la historia como la mujer más bella del mundo en los años 40, pero para el mundo solamente era eso”.

Comenta Juan Luis que el éxito de su carrera duró únicamente dos décadas y sus dones de inteligencia, capacidad matemática genio creador y persona curiosa, el invento que desarrolló con George Antheil no tuvo el reconocimiento del gobierno debido a que no provenía de científicos, sino de un músico y una actriz.

A pesar de que su invento no fue reconocido, logra obtener por ese aporte la ciudadanía norteamericana en 1953”.

Años más tarde por su capacidad e impresionante generalidad fue contratada para hacer una biografía, entre otros eventos que transcurrieron en su vida.

Conoce la interesante vida de Hedy Lamarr actriz e inventora cuyo nombre no ha brillado en la historia, pero sus aportes han cambiado la historia del mundo.

Autor

Abogado y notario y profesor universitario

IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín