Compartir     

Seminario sobre el libro Comentario a la Suma Contra Gentiles (Parte 6)

En la sexta  parte del Seminario sobre el libro Comentario de la Suma Contra Gentiles, Gabriel Zannotti analiza el tema donde Santo Tomás de Aquino intenta hacer una demostración metafísica del libre albedrío, que define como el apetito en los seres vivientes (vegetales animales o seres humanos) una tendencia natural al bien, a desarrollar las capacidades que le son propias, conforme a su naturaleza, como fin último, y es desde esa perspectiva que el ser humano, como excepción, tiene sus apetitos naturales pero existe en él la mediación del conocimiento sensible, racional, intelectual del bien que también es llamado voluntad.

También, explica la distinción que puede hacer el humano de la universalización, el conocimiento que le permite tomar decisiones y dos capacidades que le son propias: la inteligencia que tiende a la verdad, y la voluntad que tiende al bien, pero existe la dificultad de que ambas en lo absoluto no se pueden encontrar y es en esa instancia que solo Dios puede identificar la verdad y el bien absoluto, como única manera que el finito pueda alcanzar al infinito y que es solamente la gracia de Dios que puede hacer posible ese milagro. Para Santo Tomás, el libre albedrío significa el paso de la deliberación a la acción, una decisión humana de bienes finitos, es imperfecto y puede no desarrollarse.

Además, menciona algunos aspectos que relaciona con la filosofía contemporánea, las ciencias sociales y lo que a ese respecto aporta la Escuela Austriaca de Economía y el psicoanálisis de Sigmund Freud.

New Media

Información sobre la colección

Organización
Centro Henry Hazlitt
Lecciones
12 Vídeos
Contacto
chh@ufm.edu
Autores
Gabriel Zanotti
ORGANIZACIÓN LECCIONES CONTACTO AUTORES
Centro Henry Hazlitt 12 Vídeos chh@ufm.edu Gabriel Zanotti

IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín