Video:

Embed:

Importance of Liberal Education

Compartir     

Espacio hominizado: sensualidad o alienamiento tecnológico

24 de septiembre de 2012   | Vistas: 13 |  

Rolando Barahona dice: "el estudiante, especialmente el de arquitectura, necesita descubrir su propio mundo interior, saber quién es, aprender a utilizar su intuición y a observar su entorno y los seres que lo habitan antes de poder siquiera pensar en diseñar espacios habitables que sean humanizados y no simples envolturas como máscaras vacías en su interior, que hoy día abundan". 

En su conferencia, explica que la hominización se refiere a la evolución en general de la humanidad y que en la actualidad existe una búsqueda por estimular y volver a encontrarse con sus valores humanistas porque el hombre de hoy se ha convertido en un ser material que a través de la arquitectura busca ofrecer un impacto visual y tecnológico que en nada se relaciona con la persona, por lo cual manifiesta que es urgente crear en las universidades una atmósfera capaz de generar en el estudiante un nuevo sentido en el acto de diseñar, imaginar y crear espacios que estimulen los sentimientos y las emociones positivas de los usuarios.

Manifiesta que la arquitectura contemporánea debe ser responsable, objetiva y capaz de resolver la problemática; el arquitecto de hoy debe tratar de entender las necesidades de los otros, de estudiar el entorno, de conocer las energías del hábitat y de tener una relación positiva con la naturaleza, entre otros valores que deben aplicar en sus procesos creativos. Finalmente, habla sobre la geobiología, una ciencia que se basa en las líneas de Hartmann y que en su opinión es indispensable conocer para poder desarrollar espacios sanos, especialmente creados para los seres humanos.




Rolando Barahona-Sotela es arquitecto de diseño integral y humanizado, docente e investigador. Actualmente, es presidente de la junta editorial de…

IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín