¿Qué debería pasar con las Zonas Francas? | UFM Talks

Isabel Cacacho  | 29 de septiembre de 2021  | Vistas: 16

Atraer inversiones extranjeras al comercio de un país es de suma importancia para su avance económico. Es por esto que las Zonas Francas, también referidas como zonas libres o zonas económicas especiales, se han convertido en un tema de gran interés para muchos gobiernos y de gran beneficio para el comercio privado. En este conversatorio, Marissa Mont, asesora en el Área de Comercio Exterior, Díaz Durán & Asociados; Sergio Herrarte, catedrático en el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (EPRI) en la Universidad Francisco Marroquín, Olav A. Dirkmaat, director del Centro de Análisis para las Decisiones Públicas (CADEP) UFM, discuten sobre los beneficios de estas zonas, los riesgos, y comparten ejemplos y opiniones sobre los casos de éxito y fracaso en varias partes del mundo. 

Las Zonas Francas se denominan como áreas delimitadas por un gobierno que permiten que existan beneficios tributarios e incentivos fiscales que apoyan a mejorar el libre comercio y posicionar a los involucrados en el mercado internacional. Principalmente, estas áreas se encuentran en los puertos, permitiendo una mejor entrada de productos. También, según comparte Herrarte, es importante que estén cerca de áreas urbanas y desarrolladas para que tengan acceso desde su concepción a beneficios básicos y ejercer sus propósitos de comercio rápidamente. 

“Hay que revisar la normativa y la legislativa de las zonas francas actuales y ve qué parámetros se pondrán para proteger al inversionista de la propiedad privada dentro de ellas”- Sergio Herrarte

Actualmente, existen siete Zonas Especiales en Guatemala, lo cual no es un dato muy alentador, considerando que en otros países llegan a tener el doble. A pesar de que, al principio, se aprobaron diecisiete y llegaron a funcionar quince, se hicieron cambios en las regulaciones definiendo las zonas, causando incertidumbre en los inversionistas y empresarios que buscaban negociar dentro de ellas, contrarrestando los resultados. El único motivo por el cual siguen en pie las restantes, es por que han sido capaces de ofrecer un buen servicio y generar satisfacción por medio de los negocios internos. 

“Es tan importante que creo que el gobierno no debería arriesgarse. Debería darse libertad de inversionistas privados a desarrollar en concepto”. -  Marissa Mont

También, explican que, otra de las razones principal de que fracasen las zonas, no solo en Guatemala, si no en cualquier parte del mundo, se debe a que se imponen demasiadas limitaciones dentro de la zona, excluyendo industrias, restringiendo el ingreso a las zonas y, más que impulsar el libre comercio, causan todo lo contrario, contradiciendo el objetivo principal de una Zona Libre.

“Debe haber cierta autonomía y cierta estabilidad dentro de la gestión y reglas que se imponen dentro de estas zonas”. - Olav Dirkmaat.

Por lo tanto, uno de los puntos más relevantes, es la discusión que tienen acerca de lo que hacen las zonas francas exitosas. Concuerdan que los resultados dependen mucho de los requisitos de cada país, el propósito de la zona y de cada industria dentro. Las concepciones estratégicas de las zonas francas no están diseñadas a la medida para todos los países, y deben adaptarse dependiendo de su desarrollo. Además, concuerdan que la iniciativa de una zona debe tomarse por el sector privado. Es cierto que no siempre van a ser exitosas individualmente, pero es por eso que al crear varias, se logra compensar los fracasos de unas con la eficiencia de las que sí son exitosas. Con esto se aumenta la competitividad entre las zonas y se busca impulsar los beneficios en ellas para que sean más atractivas. Además, es importante velar porque los intereses siempre están alineados entre las entidades privadas y las públicas que ya existen, siendo una relación gana gana sin que se interponga el oportunismo político.

Actualmente Guatemala tiene una oportunidad enorme para crear Zonas francas y atraer inversión extrangera, pues se está  viviendo un momento histórico en donde las potencias manufactureras más fuertes, como China, han colapsado las cadenas de suministros globales, y quedado mal con el resto del mundo, causando que muchos paises regresen sus centros de manufactura a casa. En el caso de Guatemala, se puede aprovechar a las industrias e inversionistas que buscan entrar al mercado centroamericano en este movimiento y evaluar las ventajas competitivas para mejorarlas. Es un concepto lo suficientemente fácil de implementar para el ámbito político y la clase económica, . Aunque inicialmente, muchas de estas inician como experimentos, naturalmente se vuelven tan rentables que en lugar de mantenerse como una idea temporal, pueden llegar a disolverse y unificarse a las legislaciones de un país.


Conferencistas

Director de CADEP y Codirector de Market Trends, Universidad Francisco Marroquín

Es profesional de marketing y ventas internacionales. Actualmente ocupa el cargo…