Transcript
  • 00:01    |    
    Créditos iniciales
  • 19.5    |    
    Presentación del Dr. Enrique Ghersi por Luis Figueroa
  • 00:31    |    
    Estamos acostumbrados a pensar en la legalidad como algo bueno; sin embargo, ésta tiene un costo y no estamos acostumbrados a pensar en esos términos.n Si una ley es buena, ¿deberíamos preocuparnos por el costo?
  • 01:37    |    
    ¿Es economicista esta posición de convertir en cuestiones de costos un tema jurídico?
  • 02:13    |    
    ¿Qué efectos morales tiene en la sociedad la existencia de normas imposibles de cumplir?
  • 03:59    |    
    ¿Por qué existen las leyes costosas o el derecho imposible de cumplir?
  • 05:49.30000000000001    |    
    ¿Qué debemos hacer los ciudadanos contra las leyes costosas e imposibles de cumplir? ¿Qué opción tenemos?
  • 06:53    |    
    ¿Significa eso anarquía?
  • 07:06    |    
    Agradecimiento y despedida
  • 07:13    |    
    Créditos finales


Entrevista a Dr. Enrique Ghersi por Luis Figueroa

New Media  | 22 de febrero de 2008  | Vistas: 1305

El Dr. Enrique Ghersi responde a varios cuestionamientos relacionados con la obra "La teoría de los sentimientos morales", de Adam Smith, economista y filósofo considerado como el padre de la economía y del pensamiento liberal por sus ideas de vanguardia. Para Smith, la moral y la economía están estrechamente relacionadas porque ambas parten del principio de la propiedad, libertad y derechos del hombre. En esta entrevista, al referir algunos puntos de las leyes costosas e imposibles de cumplir, el Dr. Ghersi sugiere el incumplimiento de las mismas, considerando que son ineficientes para la economía y no están de acuerdo con la moral ni la ética humana.




Conferencistas

Enrique Ghersi es abogado especializado en análisis económico del Derecho y…

Director, Relaciones Públicas

IDEAS DE LA LIBERTAD

Nuestra misión es la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

Universidad Francisco Marroquín